Formas de pago en el comercio (I Parte )


La era del dinero en efectivo, aunque aún sigue siendo el medio  de pago más generalizado  en el comercio, está perdiendo fuerza  como resultado de la proliferación de los nuevos canales que están apareciendo gracias a la conjunción surgida entre las nuevas tecnologías, la seguridad y la facilidad de uso. El comercio ambulante no puede ser ajeno a esta realidad ya que ser “ambulante” no es hándicap para adaptarse a los nuevos tiempos.

Este tema, al ser tan extenso y de vital importancia, demanda que sea tratado en un ciclo de Píldoras Informativas que permitan entrar más en detalle sobre las formas de pago que son de especial interés para el comercio ambulante. En esta primera entrega daremos una breve noción de las principales.

En el ranking de métodos de pago actualmente nos encontramos con la siguiente clasificación:

  • Pago en efectivo
  • Tarjetas de débito
  • Transferencia bancaria
  • Tarjetas de crédito

Sin embargo, cada vez son más las alternativas que van apareciendo.  A continuación podemos ver un listado con el resto de métodos de pago que existe en nuestro país:

  • Cheque o talón. Es el más común de los métodos de pago utilizados por empresas o profesionales. Se trata de un documento que extiende y entrega una persona a otra para que esta pueda retirar una cantidad de dinero de los fondos que aquélla tiene en el banco. Para que sea válido debe aparecer la denominación específica de “cheque”, el mandato de pagar, el importe en número y en letras prevaleciendo la letra en caso de duda, la fecha de emisión, el destinatario, que puede ser nominal o al portador, la entidad bancaria, el número de cuenta del que se extrae ese dinero y la firma del librador.
  • Paypal. Primer método de pago online que se instauró. Se trata de un sistema bastante seguro que se asocia a una cuenta bancaria a la que extraer o ingresar dinero. Es la opción más utilizada por la mayoría de los comercios online. No se puede considerar PayPal como un banco, por lo que no se rige por las mismas leyes que las entidades bancarias. A pesar de esto, tiene que obedecer las reglas del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos y de la Autoridad de Servicios Financieros de la Unión Europea. Por cada transacción, PayPal cobra una comisión variable de entre el 1,9 % y el 3,4 % + 0,35 EUR al receptor del dinero.
  • Cargo a la factura del móvil. Esta revolución de los medios de pago tiene a las operadoras de telecomunicaciones como protagonistas y consiste en dar un número de teléfono móvil, para que en la próxima factura, venga también el cargo de lo que corresponda. El conocido como carrier billing, tiene un funcionamiento sencillo y su potencial en Europa es tan grande que puede protagonizar la tercera oleada de los medios de pago.
  • Pagaré. Documento que extiende y entrega una persona a otra mediante el cual contrae la obligación de pagarle una cantidad de dinero en la fecha que figura en él y que es un medio de pago cada vez más habitual entre empresas o profesionales autónomos. Se trata de un documento financiero que funciona como una promesa de pago. En el documento se indica una cantidad a pagar, con una fecha de vencimiento y un lugar. El que lo emite deberá pagar al beneficiario la cantidad indicada antes de la fecha límite. Con un pagaré conformado, la entidad bancaria que va a pagarlo asegura al beneficiario que se expide desde una cuenta con fondos en la que se retiene el importe nominal, lo que asegura que al vencimiento del efecto éste se atenderá.
  • Tarjetas virtuales. Este método de pago se utiliza para compras en Internet. Funciona como una tarjeta física, pero es virtual, es decir, solo existe en el ordenador. En estas tarjetas se nos va a proveer de un número de tarjeta, una fecha de caducidad y un número de control. Estos tres datos son los básicos para realizar las compras a través de la red, aunque, pueden ser complementados con otras medidas de barrera como, por ejemplo, la confirmación a través de un PIN o la confirmación a través de un código recibido por SMS.
  • Contactless. Se le llama así por ser una tarjeta de contacto con la que tan solo hay que acercar la tarjeta al datafono y marcar una clave. No es necesario identificarse porque es necesario tener la contraseña para pagar. Algunos proveedores afirman que las transacciones pueden ser casi dos veces más rápido que una caja convencional, el crédito, tarjeta de débito o de compra. Además, ciertas investigación indican que los consumidores tienden a gastar más dinero debido a la facilidad de las pequeñas transacciones
  •  Apps. Cada vez es más común utilizar el teléfono para pagar. Hay aplicaciones que permiten pagar desde el móvil directamente y que suelen ser muy útiles en caso de situaciones en las que hay que realizar un pago entre un grupo de personas, pero unos adelantan una parte y otros deben todo o cuando se trate de realizar pagos entre personas. Es una forma sencilla y rápida de pagar
  • NFC o pago por móvil. Este sistema se va extendiendo en las entidades bancarias. Se trata de colocar un dispositivo o una tarjeta mini en la parte inferior del móvil, y, directamente acercando el móvil a un datafono se paga. También funciona en cajeros, para no tener que llevar ninguna tarjeta, solo el dispositivo móvil, tanto para pagar como para sacar dinero. De momento, solo el 2,4% de los españoles se decanta por esta opción de pago.
  • Monedas creadas para eventos concretos. Son un sistema utilizado en festivales o eventos similares. Con el objetivo de centralizar el dinero en un solo sitio, en algunos eventos se debe cambiar dinero real por dinero ficticio creado para la ocasión.

Como podemos ver, cada vez hay más canales de pago y herramientas que lo facilitan, tanto para el comercio físico como para el comercio en la red. No obstante, se escoja el que se escoja es conveniente mantener siempre el control de las cuentas. Para ello también pueden ser de utilidad los diferentes gestores existentes en las diferentes plataformas. De ello hablaremos en posteriores Píldoras.